Mantenimiento de la calefación por radiadores de agua caliente

Toda instalación de calefacción la componen un conjunto de aparatos y accesorios, para que esta instalación funcione correctamente es necesario un mantenimiento preventivo eficaz y periódico, evitando la mayoria de averías y consiguiendo un rendimiento optimo.

La instalación de calefacción la componen. La caldera, circuito, radiadores y termostato de temperatura ambiente.

La caldera de gas natural debe encontrarse en perfecto estado de limpieza. Si está sucia de hollín es síntoma de una mala combustión y disminuye su rendimiento. Debe en ponerse marcha al menos una vez cada 3 ó 4 meses cuando esta permanezca inactiva durante los periódos de verano. La presión del agua en la caldera en épocas de actividad debe mantenerse, la pérdida de esta presión significa que hay una fuga en el circuto que hay que detectar y reparar.

El circuto lo componen dos tubos que llevan el agua caliente desde la caldera hasta los radiadores y la hacen retornar desde los radiadores a la caldera (conocido como circuito cerrado o anillo) su colocación suele ser oculta en la pared o suelo y en algunos casos van colocados sobre la pared siendo visibles.

Los radiadores son los que transmiten el calor a las dependencias de la vivienda, para obtener el máximo rendimiento de ellos es importante saber que durante el periodo inactivo (verano), la instalación ha podido llenarse de aire.Por ello, es necesario hacer el mantenimiento preventivo que consiste en la operación  de purgar cada uno de los radiadores antes de encender la calefacción, así como alguna otra vez a lo largo del invierno, mientras ésta permanece activa.

Es un proceso muy sencillo y que no necesita manos expertas para llevarlo a cabo. Te explicamos los pasos a seguir.

1. Abrir la boquilla de purga (suele estar situada en la parte alta del radiador), y dejar que salga el aire. (las herramientas necesarias para hacer esta operación es un destornillador o meneda y un recipiente para recoger el poco agua que salga)

2. Esperar a que salga un poco de agua sucia e inmediatamente después cerrar la boquilla.

Con esto se conseguirá que el radiador caliente uniformemente y aprovechar considerablemente la energía consumida por la caldera.

El termostato sirve para regular la temperatura que deseamos en la vivienda (suele ir colocado en el comedor), en función de esta temperatura el termostato dará la orden para que la caldera se ponga en posición de marcha o paro.

Mas noticias sobre: Climatización

Recomendar:

 

S. Cuevas
Diciembre 30, 2011
Valora esta nota
Más sobre: reformas
COMENTARIOS